sábado, 26 de septiembre de 2020

IBÓN DE CATIERAS

HORARIO: 3h 20 min ida y 2h 30 min de vuelta. DISTANCIA: Casi 20 km DESNIVEL: Un poco más de 1100 m de subida. Retorno por el mismo itinerario. 14-9-2020 El ibón de Catieras es una joya tanto él como la ubicación en la que se encuadra. Alejado de lugares masificados, el llegar hasta él y su esfuerzo hace que sea poco conocido para el público en general. En los últimos años, una gran iniciativa como fue el tren el sarrio de Panticosa lo ha dado a conocer y se encuentra muy bien señalizado con marcas moradas y postes de madera. Para llegar al punto de inicio pasaremos la localidad de Panticosa sin entrar a ella, seguimos la carretera hacia el balneario y un poco después, sobre 1 km, justo antes de una barrera que la bajan cuando la carretera se cierra por aludes, giramos a la derecha por una pista hormigonada durante unos cientos de metros hasta llegar junto a una zona recreativa. Enfrente veremos la pista con una barrera por la que comenzaremos a caminar. La pista empieza a ganar altura desde el principio, varias curvas nos irán haciendo ganar desnivel. Cuando llevamos media hora, ya veremos por primera vez el valle hacia el que nos dirigimos. La pista comienza a llanear.
Cuando llevemos un poco más de una hora cruzaremos el puente sobre el barranco Laulot y un poco después llegaremos al desvío señalizado donde giraremos a la izda siguiendo las indicaciones al ibón de Catieras y al dedo de Yenefrito. Aquí dejamos la pista que se dirige al precioso valle de Ripera ubicado muy cerca.
Comenzamos a ganar altura para empezar a entrar en el valle que se dirige hacia Yenefrito y Catieras. Primeros rayos de sol sobre el valle de la Ripera.
El sendero se encuentra muy bien indicado, postes de madera e hitos iremos viendo a lo largo del ascenso. Alguna oveja y corderos recién nacidos iremos viendo a lo largo de la ruta.
Con pocos puntos en los que podemos llanear, alcanzamos el collado de Yenefrito cuando llevamos algo más de dos horas desde el inicio. Estamos a casi 1800 metros de altitud.
A la vuelta nos desviamos unos minutos desde el collado a hacer la foto típica en el dedo de Yenefrito, curiosidad geológica donde las haya.
Aquí podemos intuir lo que nos queda hasta el ibón y el valle por el que vamos a continuar. Bonitas estampas en una zona prácticamente virgen comparada con otros puntos cercanos.
A partir del collado iremos ganando muy poca altura. 15 minutos después alcanzamos el refugio de Yenefrito. A su lado, a día de la excursión había varios corderos con sus madres en un cercado.
Estacas con pinturas moradas bien visibles. Un poco más adelante cruzaremos el barranco Laulot. Antes de él veremos un cartelillo donde indica Ordiso. Por el valle que se abre a nuestra derecha hacia el sur podríamos seguir en dirección hacia otros puntos del sector Tendeñera-Otal, terreno completamente desconocido para mí.
Cruzamos el pequeño arroyo, poca agua en estas fechas, y comenzamos a ganar el mayor desnivel de la ruta. Un cartelillo indica “Tramo sin senda”, sin embargo a la vuelta descubrimos que unos metros más a la izquierda si se intuye una senda. De todas formas, poco después, siguiendo las estacas de madera moradas, conectamos con el sendero por el que iremos ganando altura en dirección sureste.
Más arriba el sendero gira noventa grados hacia la izquierda. En ese punto es donde creo, según algunos tracks consultados, que debe comenzar el itinerario, aunque sin senda evidente, que nos llevaría a otro ibón aún más escondido, el ibón de Mallaruego. Ganamos unos metros más y ya alcanzamos el punto donde debemos realizar un flanqueo por sendero evidente para alcanzar el punto donde desagua el ibón de Catieras.
Antes de llegar al ibón, las vistas hacia Panticosa y el Valle de Tena, maravilla.
Una vez en el ibón, nos deleitamos con el silencio que circula en lunes en este bello enclave. Rincón que invita al pensamiento. Desde el ibón es visible hacia el este el collado de Espelunz, punto fronterizo de las comarcas de Alto Gállego y Sobrarbe. También tenemos como vecinos a picos como el Catieras al norte o la peña y pico Ferreras al sureste del ibón.
Retorno por el mismo itinerario con un corto desvío para visitar el dedo de Yenefrito, citado anteriormente. Camino de subida al collado de Yenefrito visto desde el Dedo.

jueves, 27 de agosto de 2020

IBÓN DE TRIGONIERO

IBÓN DE TRIGONIERO (2400 m) 26-8-2020 Desnível: Un poco más de 1200 m positivos. Horario: 3h 15 min de subida y 2h 30 min de bajada sin contar paradas. Distancia: Sobre 14 km. Existen zonas solitarias donde en pleno mes de agosto es posible no cruzarse a nadie. Hace dias que quería visitar este rincón. Trigoniero es un valle solitario al norte de Bielsa , uno de los puertos por los que se pasaba a Francia junto a otros puertos como Salcorz, Ordiceto o Puerto Viejo. Esta vez no vamos a subir al puerto, sino al ibón de Trigoniero situado algo más al sur. Para llegar a él primero ascenderemos por el PR HU 180 que asciende al Puerto de Tringoniero y después nos desviaremos por un camino recientemente balizado por el ayuntamiento de Bielsa con marcas verdes y blancas que nos dejará en el mismo ibón. Desde que dejamos el PR hasta el ibón también serán de mucha ayuda los continuos hitos que veremos. Empezamos a caminar en la antigua aduana situada un poco más arriba de la localidad de Parzán, al poco de pasar el desvío a la pista de Ordiceto y antes de llegar al punto donde se inicia el Valle de Barrosa. Antiguos edificios y mucho sitio para dejar el coche. Veremos enseguida a la derecha la señal que indica el inicio del sendero y tras pasar una pasarela empezaremos a ascender por el bosque. El camino es evidente, al principio ganamos altura con decisión y más adelante la pendiente suaviza y habrá bastantes tramos donde el desnível es inapreciable. Veremos a la media hora un desvío con cairns a la derecha que será me imagino un sendero para bajar al barranco de Trigoniero, se oyen voces con que debe haber alguien haciendo su descenso. Camino evidente en dirección este, siguiendo y remontando el curso del barranco de Trigoniero por el bosque. De vez en cuando veremos bonitas cascadas. Al cabo de 1h 40 min cruzaremos por una pasarela, bella cascada.
Ganaremos un poco más de desnível y llegamos al inicio del Plano del Cabo, aquí acaba la zona de bosque. Al final del mismo hay un refugio recientemente rehabilitado. En este punto dejamos el PR que va al puerto de Trigoniero y nos desviaremos siguiendo las señales del poste indicativo a nuestra derecha.
Con marcas blancas y verdes, alguna estaca de madera y sendero evidente vamos a remontar el tramo más duro de la ascensión. Un poco más arriba algún hito indica una senda que parte hacia la derecha, debe ser la que llevaría a la zona de los ibones de Mener. La pendiente se endurece y nos hará sudar de lo lindo hasta alcanzar el punto donde giraremos a la izquierda para llanear por una especie de faja durante un rato.
Las vistas quitan el hipo tanto del valle por donde hemos ascendido como de las cimas próximas que se ven: Robiñera, La Munia, Liena, Barrosa, Zona de Montinier.Puntas verdes, las 3 Marías...
Se intuye donde está el ibón, nos quedará superar un último fuerte repecho para alcanzar el ibón cuando llevamos un poco más de 3 horas y cuarto desde el inicio sin contar las paradas realizadas.
El ibón impresiona, por su soledad y por ser un lugar recóndito donde puedes olvidarte del mundo. Tras un descanso y las fotos correspondientes volveremos al coche por el mismo camino.

miércoles, 22 de julio de 2020

CHIPETA ALTO (2175 m)

16-7-2020

Punto de inicio: Parking de la Mina (1250 m)
Desnível: 930 m aprox
Duración sin paradas: 2h 20 de ida y 1h 35 de retorno

El pico Chipeta Alto es una proa rocosa que representa un excelente mirador al norte de la Selva de Oza. Modesta cumbre en cuanto a altitud pero no en cuanto a las vistas ya que a fecha de hoy es uno de los mejores miradores que he visitado.

Para llegar al punto de inicio, el parking de la Mina,debemos remontar toda la carretera que desde Hecho y Siresa lleva por la Selva de Oza. Después de pasar el entorno del Campamento de Ramiro el Monje, el asfalto casi desaparece y hay numerosos baches durante los últimos kilómetros. Veremos un parking con mesas a nuestra izquierda y nos debemos desviar por una pista que parte desde ahí para llegar en pocos minutos al parking de la Mina. Es, además, el punto de inicio de la ruta al Ibón de Acherito.

Son las 8 y veinte cuando comenzamo la ruta. Cogemos el sendero con las marcas del GR 11 que nos ha de llevar al Collado de Petraficha. El camino empieza enseguida a ganar altura en continuos zig zags.


A los 25 minutos dejo a la derecha el pequeño refugio de Saburcal.

Seguimos ascendiendo y veinte minutos después aparece el Chipeta por primera vez.
Continuamos unos minutos sin apenas ganar altura.

Iremos viendo la proa rocosa que conforma nuestro objetivo del día y a su derecha el collado al que nos dirigimos. 


Un poco después pasamos junto al desvío que lleva al dolmen de Acherito en pocos minutos.
A partir de aquí iremos poco a poco acercándonos hacia la base del Chipeta. A estas horas, aún sin montañeros, algunos sarrios se pueden contemplar a pocos metros de donde voy caminando.
También, en algunas de las zetas que va haciendo el GR, aparecen rincones muy fotogénicos.

Poco a poco nos vamos acercando hacia la canal por la que vamos a terminar de ascender al Collado de Petraficha. 


Metros finales



Sin dificultad, salvo el desnível a superar, alcanzo el collado de Petraficha cuando llevo 1h 50 minutos desde el coche.
Vistas muy chulas que aparecen. Al otro lado se encuentra la vertiente de Zuriza por la que sigue el GR 11 en dirección oeste.



Empiezan a aparecer los primeros montañeros. Tras una charla con un chico de Alcañiz que va haciendo con la bici este eje pirenaico, emprendo mis pasos hacia la izquierda para superar los metros que me quedan hasta la cima de Chipeta Alto.
El camino no tiene pérdida, me costará unos treinta minutos primero por un camino muy bien marcado con hitos y luego a través de la tasca para alcanzar este impresionante lugar con vistas de escándalo.


Se ven muy bien picos cercanos como el Castillo de Acher, la sierra de Alano, Mesa de los 3 reyes, Petrechema, ibón de Acherito, Bisaurín, Petraficha... el listado es muy largo.









Tras un merecido descanso, emprendo mis pasos de nuevo por el mismo camino de la ida.